Detalles ocultos de la Puerta de Alcalá

Monumento característico de Madrid, la Puerta de Alcalá oculta detalles que revelan secretos de la ciudad.

Son muchas las veces que he pasado por la Puerta de Alcalá sin apenas hacerla caso, sin ver más allá de sus muros de granito. Pero un día alguien me contó varios de sus secretos, de sus detalles, de sus victorias y quiero darlos a conocer al mundo para que la vean y la sientan como yo.

Observando la Puerta de Alcalá desde la distancia empezamos a percibir ese carácter especial, esa esencia madrileña. Veo tres partes bien diferenciadas, una central y dos laterales. En total cinco vanos (entradas) que dan la impresión de abrir Madrid al visitante.

A continuación nos vamos fijando un poco más en los detalles y debemos de darnos cuenta que las dos caras de la puerta tienen peculiaridades. La cara este está orientada a todos los transeúntes procedentes de ciudades como Barcelona o Zaragoza. Encima de los tres vanos centrales encontramos los llamados sátiros (seres lujuriosos con afán de seducir a las ninfas en la Antigua Grecia). En la cara oeste, que se orienta hacia el centro de Madrid, tenemos cabezas de leones. ¿Y esto que significa? Los leones representan la paz y la vigilancia constante y los sátiros fertilidad. No hay mucho más que decir…

Lo que caracteriza a esta cara este es que cuenta con seis pilastras (columnas adosadas al muro) en lugar de todo columnas (10 en total) en el lado oeste. Esta diferencia entre lados proviene de la unión de dos diseños distintos del mismo autor, el italiano Francesco Sabatini. Fue Carlos III el rey que encargó su construcción neoclásica en el año 1778 y es aquí donde las historias de la elección de los dos diseños se pierde. Lo más probable es que el rey al no decidirse por ninguno de los dos diseños aceptara la propuesta de Sabatini de hacer cada cara con un diseño. Muy curioso.

¿Quieres viajar por el mundo?

Aquí tienes la super guía viajera con la que podrás viajar por el mundo sin complicaciones.

Una de las cinco puertas

La Puerta de Alcalá sustituyó una antigua puerta del siglo XVI y se corresponde con una de las cinco antiguas puertas reales por las que se accedía a Madrid. Estas puertas son la Puerta de Toledo, la Puerta de San Vicente, la Puerta de Hierro y la Puerta de Felipe IV.

Se dice que la Puerta de Alcalá es el primer arco de triunfo de Europa tras la caída del Imperio romano, construido antes del famoso Arco de Triunfo de París y la Puerta de Brandeburgo en Berlín, pero ¿de dónde se ha sacado esta información? En el Renacimiento hubo un apogeo de Arcos de Triunfo por lo que habría que contrastar este punto con fechas.

Curiosidades de la Puerta

Los vanos centrales tenían rejas que se cerraban al anochecer para evitar la entrada de carruajes durante la noche. Aún se pueden ver los bujes que soportaban estas rejas. Acercaos y fijaos. Esto lo sabe muy poca gente. Las otras entradas exteriores eran para viandantes por lo que permanecían abiertas cuando caía el Sol.

Ubicada en la plaza de la independencia, la Puerta de Alcalá se sitúa en medio de una Cañada Real que atraviesa Madrid. Debemos fijarnos en los mojones de piedra que aún se conservan en los dos lados de la calle que indican la categoría de vía pecuaria. Búscalos la próxima vez que estés por la zona.


¿Sabías que…?

en el intradós (superficie interior) del arco lateral la Dirección General del Instituto Geográfico tiene una señal con la altura sobre el nivel del mar en la que nos encontramos (658.6 metros)?

la puerta está hecha con granito de Segovia?

¿Veis ahora la Puerta de Alcalá de otra forma? ¿No tenéis ganas de ir a ver todos estos secretos con vuestros propios ojos?

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons