Paisajes bonitos del mundo

Desierto de Tabernas

El mundo no tiene rincón que no nos sorprenda y nos haga soñar

A lo largo de cinco continentes y 195 países la naturaleza nos sorprende con los paisajes bonitos del mundo. Representaciones vivas de la formación de la tierra, rastros que detallan cómo ha sido su evolución, y una multitud interminable de detalles que han hecho único a este planeta. Bien sea por su caprichosa orografía, por la majestuosidad de los bastos océanos, por la belleza de su vida natural o por la huella demencial que los humanos hemos dejado tras miles de años conquistando cada punto del orbe, lo cierto es que podemos sentirnos orgullosos.

Y es que no hay que hacer más que plantarse en Finisterre y pensar en cómo en la antigüedad creían que a partir de ahí solo había bestias y el fin del mundo; sentarse en el mirador del Empire Estate y sentirse empequeñecido por la evolución que el hombre ha vivido desde que fuera un mono; viajar a la sabana africana para contemplar uno de los atardeceres más estremecedores de cuantos podréis jamas imaginar; o mismamente navegar a bordo de un velero por el Cabo de Hornos a merced de los designios de Poseidón.

Sabana Africana
Sabana Africana – Fotografía de Massmo Relsig

La belleza de la naturaleza y la hermosura del brutalismo humano

Y es que no tenemos que ir muy lejos para ver cómo cerca de casa nos encontramos también con destinos que a muchos les quitaría el hipo. Ahí tenemos por ejemplo la desolación del desierto de Tabernas, el único reconocido como tal en Europa; la belleza del nacimiento del Ebro en la Cordillera Cantábrica, con el Pico Tresmares presidiendo la escena; la impoluta belleza del Parque Nacional de Timanfaya, con su misterioso volcán; o mismamente la belleza incontestable de las calas baleares o de las Islas Cíes. ¿Puede haber algo más hermoso?

Saliendo de ahí, además, siempre nos quedará el resultado de la mano del hombre; que al igual que en los años 60 con el brutalismo arquitectónico en Europa, su hacer ha cambiado la faz de la tierra a base de cruentas construcciones, que queriendo o no, han acabado convirtiéndose en maravillas de la evolución. Ahí están la Gran Muralla China, la ciudad de Nueva York o mismamente el Partenón griego.

Muralla China
Muralla China – Fotografía de Michael McDonough

El mundo está a vuestro alcance

No esperéis a que pase el tren de las oportunidades y visitad el mundo siempre que podáis, lo acabaréis disfrutando. ¿Tenéis un fin de semana libre? Pues ya sabéis, reservad en un hotel de Finisterre y prepararos para disfrutar de unos días inolvidables. ¿Habrá algo más allá de los acantilados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *