Por qué debemos lavarnos las manos

persona lavar manos

¿Eres de los que juega con su mascota y no se lava las manos? ¿O de los que llega a casa y se olvida de lavarse las manos? Aquí te dejo varias razones por las que deberías cambiar estos malos hábitos.

Una de las principales y más efectivas medidas para evitar enfermarnos e incluso transmitir las enfermedades a otras personas, es mantener las manos bien limpias.

Muchas enfermedades e infecciones se propagan por no lavarnos las manos correctamente con agua corriente limpia y suficiente jabón.

No hace tanto tiempo se creía que las enfermedades estaban provocadas por trastornos psicológicos o incluso por castigo divino, por lo cual no quedaba más remedio que resignarse al destino y sobrellevarlo lo mejor posible.

Pero hoy en día sabemos que la mayoría de ellas se deben a los gérmenes y que, por lo tanto, se pueden prevenir.  Manteniendo unas medidas de higiene correctas. Y más aún desde que tenemos que vivir con el indeseado coronavirus, las autoridades insisten en que lavarse las manos es una de las formas más efectivas de prevenir la enfermedad.

¿Cómo hacen los microbios para enfermarte?

Las heces de las personas o los animales son una fuente importante de microbios, como la Salmonella, E. Coli, y el norovirus, las cuales provocan diarrea, y pueden propagar algunas infecciones respiratorias, como el adenovirus.

Ahora, podrías pensar que estos microbios no pueden enfermarte, pero sí que pueden. Ellos llegan a tus manos después que usas el baño o cambias un pañal, pero también de formas menos obvias. Como por ejemplo después de manipular carnes crudas o huevos que contengan cantidades invisibles de caca de animales. Un solo gramo de heces humanas puede contener un billón de microbios.

Otra manera muy sencilla que tienen los microbios para llegar a nuestras manos, es cuando tocamos cualquier objeto que contenga microbios, ya sea porque alguien haya tosido o estornudado sobre él o haya entrado en contacto con algún otro objeto contaminado.

Por supuesto, si lavas bien tus manos frecuentemente estos microbios y gérmenes mueren allí y nada ha pasado. Sin embargo, si estos microbios llegan a las manos y no se eliminan, al tocarte la cara pueden enfermarte y a su vez pasarse entre las personas y hacer que ellas se enfermen.

Lavarse las manos con jabón previene enfermedades

Es importante que entiendas que lavarse las manos sólo con agua no es suficiente. Es necesario que uses un jabón, de preferencia antibacterial, para que puedas eliminar por completo los microbios de tus manos. Esta práctica ayuda a prevenir infecciones por los siguientes motivos:

  • Con frecuencia, las personas se tocan los ojos, la nariz y la boca sin darse cuenta. Y allí es cuando los microbios aprovechan para entrar al cuerpo por los ojos, la nariz y la boca.
  • Los microbios en las manos sin lavar pueden llegar a los alimentos y las bebidas cuando las personas los preparan o los consumen. Incluso, muchos de ellos pueden multiplicarse en algunos tipos de alimentos o bebidas, bajo determinadas condiciones, y hacer que las personas se enfermen.
  • Los microbios de las manos sin lavar pueden transferirse a otros objetos, como pasamanos, mesas y mesones, o juguetes y, luego, transferirse a las manos de otra persona.

Es importante crear conciencia en tu comunidad y en los niños

La educación juega un papel fundamental en la detención de la propagación de enfermedades. Además esta comprobado que los niños aprenden más rápido que los adultos y que 21 días pueden ser suficientes para crear un hábito. 

Crear conciencia sobre el lavado de manos en tu hogar y en tu comunidad puede ayudar a:

  • Reducir la cantidad de personas que se enferman y presentan diarrea en un 23-40 %.
  • Disminuir las enfermedades respiratorias como los resfriados en la población general en un 16-21 %.
  • Reducir el ausentismo causado por enfermedad gastrointestinal en los niños de edad escolar en un 29-57 %.

 

Los niños son la población más vulnerable

Alrededor de 1.8 millones de niños menores de 5 años mueren cada año por enfermedades de tipo diarreicas y neumonía, convirtiéndolas en las dos principales causas de muerte de niños en todo el mundo.

Lavarse las manos con jabón podría proteger a alrededor de 1 de cada 3 niños que se enferman con diarrea,  y a casi 1 de cada 5 niños con infecciones respiratorias como la neumonía.

Si bien muchas personas en todo el mundo se lavan las manos con agua, muy pocas usan jabón por lo que no logran eliminar las bacterias por completo.

La educación sobre el lavado de manos y el acceso al jabón en las escuelas pueden ayudar a mejorar estos números. Aprender a lavarse bien las manos en las primeras etapas de la vida puede ayudar a mejorar el desarrollo del niño en muchos aspectos.

¿Por qué es tan importante lavarse las manos?

Fácil. Porque nuestras manos son la parte del cuerpo que más usamos y, ¡las usamos para todo!. Las utilizamos continuamente para saludar y mantener contacto con otras personas, para cocinar, para tomar diferentes objetos, para sostenernos y más.

Por lo que nuestras manos son el principal vehículo de propagación de enfermedades. Y, si adquirimos el hábito de lavarlas con frecuencia podremos prevenirlas, tanto en nosotros mismos como para los demás.

Cómo lavarse las manos correctamente

Como te comentaba antes, para lograr una correcta higiene, es imprescindible utilizar jabón y agua tibia preferiblemente. Aclararse las manos sólo con agua no sirve de nada.

Ten muy en cuenta que el agua muy caliente tampoco es una buena idea, ya que puede tener un efecto adverso al irritar tu piel y dañar su capa protectora o abrir más los poros. Cuando esto ocurre se hace más vulnerable a las bacterias y otros agentes patógenos.

Lo más recomendable es frotar vigorosamente las palmas durante 20 segundos, entre los dedos, debajo de las uñas y también las muñecas.

Retira con abundante agua todo el jabón y sécalas con una toalla limpia y seca. O podrías tener toallas desechables para evitar el crecimiento de bacterias.

¿Con qué frecuencia deberíamos lavarnos las manos?

Lo mejor es lavarse las manos tantas veces como sea necesario y siempre que estén sucias. Más precisamente:

  • Antes y después de cocinar o de manipular alimentos crudos.
  • Antes y después de comer.
  • Después de ir al baño, de manipular pañales sucios, de tocar animales y de hacer la limpieza.
  • Tras visitar amigos o familiares enfermos.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Antes y después de tocarse los ojos, la boca o la nariz.
  • Después de tocar billetes, pasamanos, perillas de puertas…
  • Al llegar a casa.

¿Es recomendable usar las manos para cubrirnos la boca cuando tosemos o estornudamos?

No, pese a ser una costumbre muy utilizada, no se debe hacer. Esto debido a que los virus y bacterias presentes en la saliva se pasarán a las manos al toser y, contribuiremos a transmitir la infección.

Sin embargo, en caso de de hacerlo, debes lavarte las manos inmediatamente después, o contaminaremos a cualquier persona u objeto que toquemos.

Por lo tanto, al estornudar o toser la practica recomendable es cubrir la boca y la nariz con un pañuelo, del que debemos deshacernos de forma inmediata. Aunque, si no tenemos un pañuelo a mano, también podemos utilizar el brazo, a la altura del antebrazo o del codo. De esta forma, la posibilidad de extender el virus es menor.

Cuidados de la piel antes y después del lavado de manos

Como nos estamos lavando mucho las manos, es posible que la piel se reseque y se irrite.  Pero, no por ello debes dejar de hacerlo.

Una de las maneras de cuidar nuestra piel es utilizar jabones syndet o sin jabón, estos son tan efectivos como cualquier otro jabón pero ayudan a mantener la hidratación de la piel.

Los jabones syndet, además de utilizar tensioactivos de baja detergencia (es decir, más suaves), suelen incluir en su fórmula ingredientes emolientes, humectantes y calmantes. Por eso son especialmente recomendados para las pieles más sensibles o con patologías concretas, como por ejemplo pacientes oncológicos.

Además, después de lavarse las manos es importante que uses cremas hidratantes. Ya que ellas ayudan a reconstruir la barrera protectora. ¿Por qué es importante esto? Pues, aunque te laves las manos, si tienes grietas, fisuras o heridas las bacterias tendrán una vía libre de entrada al organismo.

Como puedes ver, las medidas de higiene como el lavado de manos son una de las maneras más sencillas, baratas y efectivas de prevenir y propagar enfermedades.

La ciencia ha avanzado lo suficiente como para ofrecernos todos los productos que nos ayudan a mantener la higiene de forma segura, además de que nos permiten al mismo tiempo, cuidar la salud de nuestra piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *