Por qué la sal derrite el hielo

la sal derrite el hielo

¿Has pasado varios sustos caminando en la calle cuando llega el invierno? Y es que a todos nos ha pasado que con el frío las finas capas de hielo hacen que nuestros paseos por las aceras se conviertan en una mezcla de patinaje con contorsionismo.

Por ello, muchas personas optan por colocar sal en el frente de sus casas y los operarios esparcen puñados de sal gorda por las zonas más peligrosas, pero ¿por qué hacen esto?.

Para muchos el invierno, es la época favorita del año, con la nieve llega el momento de ir a esquiar. Pero, para otros es bastante molesta, por lo que buscan la mejor manera de eliminarla. Si no sabías que la sal derrite el hielo, aquí te explico lo que pasa químicamente para que este fenómeno suceda.

Así es, se trata de una reacción química, ya que estamos en presencia de un punto de fusión. Además de, propiedades específicas que tiene el cloruro de sodio contra el agua helada.

¿Por qué la sal derrite el hielo?

Hablando ya como los científicos, la razón es muy sencilla. La sal puede derretir el hielo porque la adición que contiene hace que baje el punto de congelación del agua. ¿Cómo? El agua líquida y el agua helada tienen un equilibrio molecular y, lo que la sal hace es romperlo, y hacer descender su temperatura.

Al mismo tiempo, hace que la velocidad de congelación del agua sea menor. Tomando en cuenta el sistema de medición de temperatura en grados Celsius, el hielo se forma cuando el agua llega a los cero grados.

Pero si se rocía el hielo con agua, éste empezará a disolverse, y al suceder el proceso de sólido a líquido, consecutivamente la temperatura bajará. A este cambio se le conoce como Descenso Crioscópico.

Descenso Crioscópico

La temperatura de congelación de las disoluciones es más baja que la temperatura de congelación del disolvente puro, en estos casos, el agua.

Como te mencionaba antes, el agua pura se congela a 0° C mientras que la solución de agua con sal, necesitará de menos temperatura para congelarse. Un ejemplo claro de ello es la nieve, la cual puede llegar a convertirse en hielo cuando llega a los -4° C.

Igualmente, existen muchos experimentos caseros que sirven para demostrar la veracidad de estos procesos. Ellos pueden demostrar cómo el hielo se derrite cuando le arrojamos sal.

Si quieres comprobarlo personalmente, puedes hacer el siguiente experimento en casa y comprobar tú mismo cómo la sal derrite el hielo. Para hacer este experimento primero, debes conseguir dos frascos, vasos, o cualquier recipiente donde el agua no se drene.

A continuación, debes llenar uno con agua pura, mientras que al otro lo llenas con agua que contenga sal disuelta en gran cantidad. Este es un experimento muy fácil que puedes hacer con los niños, incluso, no es necesario tener que esperar el tiempo que tarden en congelarse los dos recipientes.

Sólo con meterlos al congelador y revisarlos al cabo de una hora para controlar cómo se encuentran los dos y, sacar así tus propias conclusiones.

¿Cómo derrite la sal al hielo?

Primero, es importante conocer la diferencia entre derretir y disolver. Tengamos en cuenta que, el hielo no se funde por contacto de la sal. Ya que para que una sustancia pueda fundirse hay que aplicar calor, como al sacar al calor un cubito de hielo.

Y, como ya sabemos el agua pura se transforma en hielo con temperaturas inferiores a 0ºC. Por el contrario, se transformará en líquido siempre que su temperatura esté por encima de los 0ºC.

Ahora, qué ocurre cuando mezclamos dos sustancias líquidas, cuando esto sucede estamos hablando de una disolución. En esta disolución su temperatura de congelación puede variar.

Acción de la sal

Continuando, debemos saber que la sal está compuesta por Sodio y Cloro (NaCl) y se denomina Cloruro Sódico. Si bien el hielo se derrite al aplicar una fuente de calor, no es la forma de actuar de la sal aunque los resultados sean los mismos. El motivo es que, la sal directamente disuelve al hielo.

Realmente el hielo no se funde, lo que se funde es la disolución de agua y sal. La sal por sí misma, nunca disminuiría el punto de congelación del agua, que seguirá siendo por debajo de 0ºC. Pero la mezcla de sal y agua forma una disolución donde el punto de congelación ya no se sitúa en los cero grados, sino que a una temperatura inferior.

En esta disolución todos los elementos que intervienen son: Cloro, sodio, oxígeno e hidrógeno.

¿Lo has hecho en casa?

Dicha técnica es excelente para usar en la entrada y salida de nuestras casas, además de ser algo divertido, es muy útil. Sin embargo, usar sal para derretir el hielo en nuestros hogares tiene ciertas ventajas y desventajas. Como lo veremos aquí:

Ventajas

El mayor beneficio al usar la sal para derretir el hielo, es el tiempo de acción. Tiene un efecto bastante rápido, por lo que puede servir para despejar las calles, eliminar el hielo sobre los coches, los árboles, y más.

Además, gracias a la sal, no sólo el hielo desaparece, sino que tardará en volver a aparecer sobre una superficie tratada con este método.

Desventajas

No obstante, en los países donde más nieva como Canadá, Austria, Finlandia y Estados Unidos, está prohibido el uso de sal para eliminar el hielo. ¿Por qué, si es tan útil?

Para comenzar, corrosiona el metal de la carrocería de los coches, lo que ocasiona que se oxiden antes. También afecta al asfalto, ya que va creando grietas y agujeros en el suelo, que desestabilizan la regularidad de la superficie.

Al usarlo sobre la tierra, también tiene efectos negativos porque no puede absorber agua, y al irse a los ríos o lagos, la salinidad del agua restante da de beber a muchos animales que acaban teniendo problemas de salud.

Lamentablemente, puede que la sal acabe con la nieve, pero si la comparamos, tiene los mismos efectos que la lluvia ácida. Por eso, cuando nieva en estos países, se toman otras alternativas para despejar la nieve de las calles.

Alternativas a la sal para derretir el hielo

En pocas cantidades, la sal puede usarse para derretir la nieve, teniendo además ciertos cuidados y limpieza. No obstante, en países donde esta práctica está prohibida, se han adoptado medidas alternativas para el empleo de la sal. De igual forma, consiguiendo muy buenos resultados, sin tener que hacer daño a todo un ecosistema.

Por ello, en algunos países, hacen una mezcla de arena y sal, para derretir el hielo. De esta manera, la arena absorbe toda la salinidad, se derrite el hielo y con la arena, el suelo tiene mucho más agarre.

Así mismo, en otros países, emplean una mezcla de cloruro potásico diluido con sal, que elimina la nieve.

Por ejemplo, en Estados Unidos, se han realizado investigaciones para derretir la nieve con acetato de calcio-magnesio. El mismo se diluye en agua, y no afecta al ecosistema, ni a las carreteras ni a los vehículos, aunque es bastante costoso.

En conclusión, la sal, es capaz de hacer cosas increíbles y tiene varios beneficios, como el tiempo de acción. Pero también, vemos el daño que puede hacer a otros elementos naturales.

Por eso, muchos simplemente optan por tomar la pala y quitar la nieve del medio, mientras esperan que termine el invierno.

¿Qué método usarías tú?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *